En la actualidad existe una gran oferta de material de esquí, esto es fantástico, pero a veces puede ser un dilema, sobretodo en el denominado material duro (botas y esquís).
En la compra de este material hay que tener una serie de nociones para escoger de una manera adecuada. El material ha de ser acorde a nuestro estilo, nivel, entorno y en consecuencia nuestra comodidad y seguridad.

Lo primero que tenemos que hacer, es un breve análisis de nosotros mismos como esquiadores.
Hacer una recopilación de los siguientes datos: cuál es mi nivel de esquí, qué tipo de esquiador soy (tranquilo, agresivo…), cual es mi complexión física.
Si respondemos a estas preguntas de una manera sincera, sacaremos una información que nos revelará nuestro perfil como esquiador.
Después de sacar este primer dato, tenemos que determinar en que entorno queremos esquiar, ya que no podemos comparar un mismo material para diferentes terrenos.
Una vez tenemos estos datos que definen, que tipo de esquiador somos y por que terreno vamos a esquiar, ya tendríamos gran parte de la información necesaria para saber que tipo de esquí queremos o necesitamos.

Entre nuestras opciones más comunes podremos encontrar los siguientes tipos:
Esquís alpinos: son para el esquí alpino, los más comunes ya que es el estilo más practicado en pistas, puedes escoger un modelo básico, aunque existen modelos de competición para mayor control de los giros y el deslizamiento, para esquiadores con mucha experiencia.
Esquís polivalentes: son de un uso muy versátil. Dentro de ésta categoría podemos escoger un modelo más estrecho si lo que más vamos a pisar son las pistas o con un patín más ancho si somos más expertos y queremos probar otras opciones.

Esquís de fondo: como su nombre indica, son para practicar esquí de fondo, estos esquís tienen una forma muy característica y la fijación sólo retiene la puntera de la bota, dejando libre el talón para facilitar el movimiento del impulso. Es conveniente que tengan escamas en el centro que evitan que en la propulsión de una subida el esquí resbale hacia atrás.
Respecto a las botas, son mucho más ligeras y bajas que las que se suelen usar para otras modalidades de esquí, características esenciales para facilitar el movimiento. Escoger una bota cómoda es primordial para facilitarnos nuestro ejercicio y evitar rozaduras o ampollas.

Esquís de telemark: el cambio más significativo en esta modalidad, son las botas y las fijaciones. Las botas tienen una zona de articulación en la puntera que permite flexionar los dedos y las fijaciones dejan libre el talón para facilitar la postura de genuflexión, necesaria para practicar este deporte. Respecto a los esquís, es preferible que el modelo escogido tenga forma, es decir, que en la cola y la espátula sean más anchos que en el la base, esta forma beneficia los giros.

En todos los esquís la elección de la talla va en relación a nuestra estatura, aunque esto puede variar un poco si queremos aumentar la estabilidad o la facilidad de maniobra.
Es bueno saber todos estos datos para tener unas nociones básicas, pero lo mejor es escoger un profesional que nos asesore y aconseje, sobretodo si nos estamos iniciando en el esquí.
Si por el contrario ya tienes tu material, hazle un repaso a ver su cumple las pautas o hay algo que tienes que mejorar o renovar.
Ahora ya tienes todo listo para disfrutar de la nieve, el esquí y las pistas de Baqueira Beret.