La evolución del esquí en el Valle de Aran, ha pasado por muchas etapas, desde considerarse un mero método de desplazamiento hasta convertirse en una actividad lúdica y deporte.
Desde el 06 de Diciembre de 1964, que se inauguró Baqueira Beret, el esquí ha ido creciendo sin parar y se ha convertido en la actividad principal del Valle de Aran.

Casi a la par, en la temporada de 1964-65,Era Escòla comenzó a formar nuevos esquiadores.
Durante todos estos años, sus profesores de esquí han ido aportado su granito de arena, en este caso…su copo de nieve, a la innovación en cuanto a las clases de esquí se refiere.

Sólo cuatro años después de su inauguración, Baqueira Beret contaba con 30 km de pistas, este es uno de los datos representativos para darnos cuenta de la influencia, la importancia y la evolución del esquí en el Valle de Aran.

La formación del esquí en Baqueira Beret, comenzó con el estilo alpino, con el tiempo estilos como el nórdico, se fueron instaurando poco a poco.
El interés por el esquí era cada vez mayor con el paso del tiempo. Los esquiadores iban evolucionando y con ellos todo lo que a esquí se refiere: entorno, equipación, aprendizaje…

Sobre los 90 apareció el snowboard, una disciplina diferente que atrajo a muchos esquiadores y como consecuencia, se comenzó a incluir dentro de la oferta formativa, tomando tanta importancia que 4 años después se formaría su propia escuela.

No solo evolucionó la estación sino también los esquiadores. El interés por diferentes disciplinas fué aumentando y se incorporó el Telemark a las pistas y como no a la docencia.
El esquí se consolidó en el Valle de Aran en todas sus variantes, los kilómetros de pistas eran cada vez más y el esquí se convirtió en el eje principal de la actividad turística.

La evolución del esquí también alcanzó a las nuevas hornadas de esquiadores, los más peques también disfrutaron de estos avances.
La forma en que se incorporó este deporte a las nuevas generaciones evolucionó y en 2003-04 Ski Camp se sumó a la formación de las nuevas generaciones y se convirtió en un campus para niños y jóvenes en el que además de aprender a esquiar, adquirieron valores del deporte en un entorno social.

El esquí en Baqueira Beret ha crecido a pasos agigantados, tanto es así que el Valle de Aran es un vivero de deportistas para la Federación Española e incluso deportistas olímpicos.
Para los araneses, el esquí no es sólo un deporte, se ha convertido en un modo de vida, vida de montaña que ha ido cambiando y evolucionando al igual que el esquí.