A todos nos gusta que un día de esquí o snow en Baqueira, sea para recordar, uno de los ingredientes para que esto pase, es contar con los factores mas básicos y tomar las precauciones necesarias.
Uno de estos factores y muy importante, es el tipo de nieve.
Saber que nieve hay ese día y prepararse para ella, puede hacer que tu día en pistas sea genial.
Ya seas un esquiador avanzado que va ha deslizarse por las pistas, o un principiante que comienza sus clases de esquí en Baqueira, conocer el tipo de nieve sobre la que te deslizas, es muy sencillo, si aun no lo sabes, a continuación te damos una pequeña y coloquial guía.

Nieve Polvo:

La favorita de todos!
Es una nieve esponjosa y suelta que se forma tras nevadas intensas a baja temperatura y sin apenas humedad.
Esta nieve permite deslizarse con rapidez y tener más control de los esquís y tablas.
Es la perfecta aliada de los principiantes, ya que amortigua las caídas.
Uno de los indicativos de que estas esquiando en esta nieve, es que cuando te deslizas, se va formando una nueve a tu alrededor.
Otra forma de identificarla, más divertida, es tirarte al suelo, si puedes hacer un ángel de nieve, es nieve polvo.
Ojo! No todo son rosas en este tipo de nieve, cuando la cantidad de nieve es muy abundante puede haber peligro de aludes.

Nieve dura:

Es la nieve acumulada, la que se forma cuando lleva varios días sin caer una buena nevada. Al no haber una gran capa de nieve nueva, la nieve antigua, se derrite por el día y se congela por la noche, este desgaste forma una capa dura, compacta y resbaladiza.
Esta nieve hace que te deslices a más velocidad y que las caídas sean más probables y dolorosas. Debido a la dureza de la superficie, requiere prudencia, tanto si eres experto o principiante.
Uno de los indicativos de que te estas deslizando en nieve dura, es que no vas dejando tu huella tras de ti.

Nieve polvo-dura:

Se produce cuando encima de la nieve dura cae una pequeña capa de nieve polvo. Es a la que más nos vamos a acostumbrar ya que es la más común en pistas, debido al trabajo de las máquinas pisanieves.
Se identifica muy bien, sobretodo en las horas centrales del día en las que se ven zonas heladas y zonas con nieve.

Nieve húmeda o nieve primavera:

Es la nieve que se forma cuando las temperaturas son más altas, la más común a final de temporada. La humedad en los copos es más alta, esto provoca una perdida de densidad, que hace que el esfuerzo para impulsarse sea mayor y que el control de la frenada menor.
Es la que menos gusta, ya que requiere mucho esfuerzo físico para deslizarse y tener mucha precaución para no sufrir lesiones.
La manera de identificarla es muy sencilla, al tocarla o caerte te mojas.
No pretendemos que te hagas un experto en nieve o que te atrevas con todo, sólo que disfrutes de un día de nieve de cualquier tipo y que no te abrumas por factores externos, toda nieve se puede disfrutar tomando las medidas y precauciones oportunas.