Las botas, en el snow o el ski, tienen que ser tus aliadas y por esto es muy importante saber elegirlas.
Nadie quiere terminar sus clases de snow en Baqueira con rozaduras o dolores.
Que una bota sea incómoda puede inhabilitarte como snowboarder. Es muy común que tengas que terminar tu día en pistas antes de tiempo porque no soportas tus botas.

Para que nada te aparte de tu progreso en tu escuela de snow, te damos unos consejos para que hagas una buena elección. Tus pies te lo agradecerán!

Lo primero es la talla, que sean de tu medida es lo más importante, esto garantiza un ajuste total al pie. Si esto se cumple, el control de la tabla es mucho mayor.
Pruébate todos los modelos que sean necesarios para dar con la tuya, ya que la talla puede variar según fabricante.
Pruébate las botas con los calcetines que llevaras en tus clases de snow para afinar más, no debe quedarte apretada pero tampoco demasiado floja, ten en cuanta que después de varios días la bota va ha ceder un poco.
Sobre todo camina con ellas y comprueba que los talones no se mueven dentro de la bota, puede ser que sean grandes o que necesites otro modelo con una caña más estrecha.

El nivel y tipo de snowboarder también influye en este aspecto. Si eres principiante, seguro que tu profesor de snow te aconsejará una bota blanda y pensaras ¿Por qué? … Es muy sencillo, una bota flexible te ayudará a tomar la postura correcta más fácil y por lo tanto los músculos no estarán tan tensos.
A esto se le llama el tipo de Flex, puedes elegir menor o mayor flex según tu nivel o estilo de snowboarder.
Si tienes un nivel alto y te gustan las bajadas a gran velocidad, necesitarás una bota rígida con un flex mayor, que haga mucha transferencia de movimiento a la tabla y de esta manera los movimientos sean más rápidos.

La altura de la caña es algo que suele ir en relación al flex. Las botas de caña alta suelen ser más rígidas, si la caña es más baja la bota es más flexible ya que deja más libertad de movimiento.

El tipo de cierre también es importante. Hoy en día existen varios sistemas de cierre muy cómodos y rápidos aunque no han terminado con el tradicional cierre de cordón, que es un poco más incómodo de poner, pero sin duda es el que ajusta mejor y es más fácil de reponer en caso de rotura.
Recuerda que la bota tiene que quedar bien ajustada pero sin causar dolor ni rozadura.

Siempre se tiene que priorizar la comodidad al diseño, existen miles de tipos y modelos de botas pero recuerda que una bota que no se adapte a tu pie puede estropearte tus clases de snow.
No dejes que esto suceda y déjate asesorar por profesionales antes de tomar la decisión de compra, elige una bota cómoda, que se adapte a tus prioridades, nivel y a tu talla.
Si sigues estos consejos, elegirás tu bota aliada en tu clases de snow y que no te pare una bota incómoda!